domingo, 19 de enero de 2014

Spot Olimpiadas de Invierno 2014: "¡Gracias, mamá!"


Dentro de tres semanas (7 al 23 de febrero) arrancarán los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi (Rusia). Comparativamente a los Juegos de verano, los de invierno pueden parecer menos populares y atractivos; sobre todo, en un país como España que goza de tan buena temperatura.

Sin embargo, son la competición más esperada para los amantes de la nieve. Y deportes como el esquí de fondo, el eslalom gigante, los saltos de esquí o el patinaje artístico tienen un tirón enorme y resultan de una vistosidad realmente espectacular.

En el marco de esta competición invernal, Procter & Gamble (P&G) acaba de lanzar una campaña publicitaria realmente emotiva que continúa la realizada para los Juegos Olímpicos de Londres (2012). Aquella campaña, que ya fue comentada en este blog, hizo descubrir a todo el planeta (se pasó por las televisiones de todos los países), cuál era “el mejor trabajo del mundo”. En ese momento, en el que las cámaras enfocaban a los atletas y todo se orientaba a sus grandes hazañas, P&G nos hizo recordar que esas gestas habían sido posible porque, durante años, junto a cada atleta había estado su madre. Una madre que lo había dado todo, sin regatear nada, para que su hijo pudiera conseguir aquel sueño.

Ahora ha creado una secuela aún más enternecedora. Aquí vemos cómo, desde los primeros pasos, el verdadero “entrenador” del atleta de invierno –la fuente de su ilusión y el apoyo para levantarse– es, sobre todo, la madre. Muchas madres: anónimas, calladas, perseverantes. Porque lo que nos muestra el anuncio es una serie continua da de caídas: en el esquí, en el patinaje, en el hockey sobre hielo. Y caídas que causan tristeza en el niño, que causan heridas: no solo en el cuerpo, también en el alma. Pero todo lo superan porque a su lado está su madre. Porque a su abatimiento responden con una sonrisa; a su desánimo, con una caricia; a su llanto, con un abrazo. Y así pueden, así se levantan.

El título, “Thank you, Mom”, parece decirlo todo. Pero sólo se descubre su pleno sentido al final, con el texto que cierra el spot: “Gracias, mamá… por enseñarnos que las caídas sólo nos hacen más fuertes”. Un gran mensaje que deberían escuchar hoy muchos niños. ¡Muchos! Ojalá otras marcas imiten esta línea de comunicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada