domingo, 27 de diciembre de 2015

Spot navideño: La verdadera historia del muñeco de nieve

El hombre de nieve es un cuento de Hans Christian Andersen sobre un muñeco de nieve que se enamora de una estufa. Fue publicado por C. A. Reitzel en Copenhague el 2 de marzo de 1861 con el título Sneemanden.

Este anuncio es una bella adaptación de esa historia. También aquí unos niños alegres y juguetones construyen una pareja de muñecos de nieve. Él y ella. Pero una noche él desaparece. Todos lo sienten. De modo especial ella, que nota el vacío que ha dejado su compañero; y también la niña, que desde la ventana contempla la escena: ella entiende muy bien esa nostalgia, porque también echa de menos al muñeco...

Una preciosa historia de amor. Una historia enternecedora de Navidad, con un mensaje claro: en estos días, regala un poco de amor a quienes tienes cerca. Personalmente, me ha parecido de lo mejor que he visto en la publicidad navideña de los últimos años. A esa historia tierna, le acompaña una fotografía excelente: es increíble cómo consigue que el espectador sienta lo que está viviendo el muñeco de nieve en su largo y azaroso viaje. Lo vemos -lo sentimos- a través de la expresión de su cara, con apenas dos piedras, unas ramitas y una zanahoria.

Un aplauso a John Lewis, la empresa de regalos que ha impulsado esta campaña. Y no sólo por este spot: en su línea de comunicación está el hacer anuncios en favor de la amistad, del amor y de la familia. Todos los años se espera su anuncio de Navidad (como el que puse hace 3 semanas), porque siempre nos regala belleza, emoción y sonrisa en su particular mensaje navideño.

domingo, 20 de diciembre de 2015

"Despertar": Emotivo anuncio de Campofrío

Jaume Figa me ha hecho llegar este anuncio que Campofrío ha lanzado hace dos días para felicitarnos la Navidad. Es un anuncio que rompe la línea de años anteriores: no hay cómicos que se abrazan, ni Fofito que escribe el curriculum de todos. Lo que hay es una historia sencilla que nos habla del valor de lo cotidiano, del amor en lo pequeño. El corazón del argumento se resume en esta idea: “Si despertáramos de un letargo prolongado ¿seríamos capaz de ver nuestra vida con ojos nuevos?

Ese es el reto que afronta el personaje interpretado por Tristán Ulloa cuando despierta de un coma profundo. Su mujer (Emma Suárez) tiene que guiarle en su Despertar (título de este anuncio, que dirige Itziar Bollaín) para que se reencuentre con su vida. Vuelve a ver, con ojos nuevos –como si fuera la primera vez– a su hija, ya adolescente; a su familia, que sabe de él tantas cosas; a sus amigos, que le conocen perfectamente… Y también su pueblo, sus costumbres, su equipo de fútbol…

El spot va tocando nuestro corazón poco a poco, a la vez que nos hace sonreír. Va diciéndonos que podemos “volver a nacer” y volver a vivir. (Por eso resulta tan acertada la canción “Volver”, que oímos en el momento central del vídeo).

Ese crescendo emocional estalla en el desenlace de la historia. Tristán Ulloa nos pone en situación cuando habla del tono del anuncio: “Es positivo pero no esconde nada; hay un amigo que lee el periódico y dice: 'vaya, mierda, dentro de poco, en este país no se podrá hacer nada', y esos son los claroscuros de España, hay cosas que no funcionan pero a pesar de todo uno pone la mejor cara para sacar el día a día adelante”.

Es en ese momento cuando el protagonista exclama su frase clave. Entonces descubrimos que ese hombre no está “aún dormido”, como algunos piensan, sino que es muy consciente de lo que verdaderamente importa en la vida. Tras la enfermedad, ha recuperado la cordura, ha recuperado la inocencia que nosotros hemos perdido en el camino, y es capaz de ver la vida con ojos nuevos.

Desde luego, no es un anuncio navideño. Pero sí es positivo y muy, muy emotivo. Por si a Tristán Ulloa se le olvida, lo digo yo: ¡Feliz Navidad, y que todos volvamos a ser niños en el 2016!


domingo, 13 de diciembre de 2015

Apple: Navidad, familia y buen uso del móvil

Se acerca la Navidad y es buen momento para recordar algunos anuncios que han reflejado el espíritu de estas fechas... Como el spot de Apple de hace dos años. Porque, siendo una empresa tecnológica, supo reflejar la vertiente más humana de la Navidad. Supo despertar los sentimientos más valiosos: y nos habló de alegría, de familia, de vivir para los demás… y, sobre todo, de comprender a los jóvenes.

No es algo novedoso. Los anuncios de Apple se caracterizan por eludir todo halo de “tecnología”, de “gadgets”, de “dispositivos electrónicos” y hablarnos de lo que puedes hacer con ellos: crear, comunicar, mejorar la vida de los otros; transmitir emociones, comunicar sentimientos. Y, en este caso, nos da una gran lección de cómo usar el móvil en familia.

Lo que vemos es una escena de lo más habitual. La familia Harris se dispone a pasar unas felices Navidades en el campo, mientras su hijo mayor vive aparentemente “enganchado” a su teléfono móvil. En varios momentos vemos al protagonista “ausente”, más atento a su dispositivo que a lo que ocurre a su alrededor. Mientras los demás juegan en la nieve o decoran el árbol, él está en un rincón, solitario y callado, toqueteando su IPhone. Todos se lo critican y hasta le echan una bola de nieve o un gorro para que “despierte”.

El spot se titula significativamente Misunderstood (Incomprendido). Porque el final se desvela cuál ha sido el verdadero propósito del chico, y descubrimos que ha estado más atento a la celebración navideña de lo que sus familiares han pensado todo el tiempo.

Debo reconocer que me da un poco de pena la gente que está de vuelta de la Navidad, que desea que pasen estas fiestas lo más rápido posible. A mí me encantan, me encanta ver la ilusión de un niño abriendo sus regalos, de una familia poniendo el belén, de una cena familiar en la que todos olvidan los rencores y aprenden a querer. Y eso vale por todos los que han olvidado el sentido de estas fiestas.

En todo caso, un brindis por la campaña de Apple, humana y entrañable, que apuesta por la familia y por la Navidad.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Esperando los regalos de Navidad

En estas semanas previas a la Navidad, los niños sueñan con los regalos que les traerán Papá Noél, el Niño Jesús o los Reyes Magos. Su anhelo de juguetes parece crecer de día en día, y no es raro que acabe convirtiéndose en una dulce obsesión. A veces, hasta llegan a ponerse un poco pesados…

Puede parecer que es un síntoma de egoísmo. Pero eso sería un juicio demasiado apresurado. Junto al anhelo, hay también ilusión, sueño, alegría compartida. Ese deseo infantil puede ser pieza de unión con los hermanos y con toda la familia. Y hasta es un síntoma de que el niño sabe lo que estamos celebrando. Es el cumpleaños de Jesús, ¿por qué no vamos a celebrarlo? Decoramos las calles y las plazas, ponemos adornos y belenes… como cualquier niño hace en el día de su aniversario. E invita a todos los niños, y les da regalos.

Por eso, junto al deseo ferviente de recibir obsequios, surge en los pequeños el deseo de dar, y de compartir. Surge lo mejor de nosotros: esa inocencia que ellos aún tienen y que tantas veces anhelamos los mayores. Sí, como sale a relucir en este anuncio, la espera de los regalos de Reyes es también una ocasión para dar, y para ser feliz compartiendo con los demás. Todo un ejemplo para los que ya no somos tan niños…

domingo, 29 de noviembre de 2015

Suchard: “Ver la Navidad como la ven los niños”

Están cada vez más cerca las fiestas de la Navidad. Los pequeños de la casa, movidos por su alegría y entusiasmo, esperan estas fechas con una enorme ilusión. Disfrutan con las luces, con los villancicos, con los regalos de los Reyes Magos. Sueñan con esas fiestas porque estará toda la familia reunida; y quieren aprovechar al máximo esos días para ser muy felices, y compartir todo con sus amigos, compañeros, vecinos… pero sobre todo con la familia.

Sin embargo, algunos adultos han empezado a ver esas fechas con cierto desencanto y escepticismo. Para algunos, son sólo días de trabajo extra, de visitas y compromisos, de compras a veces costosas, y de atascos en el centro de la ciudad.

Como consecuencia, cada vez se aprecia mayor distancia entre la actitud alegre y esperanzada de los hijos y la rutinaria o cansada de algunos padres. Sí, con demasiada frecuencia los adultos podemos perder la ilusión de la infancia y dejamos de ver la Navidad como unas fiestas deliciosas para disfrutar en familia. A veces, incluso, podemos sentir la tentación de desear que pase cuanto antes para volver a los quehaceres diarios. Después de tanto tiempo viviéndola, podemos ser incapaces de ver la Navidad como la ven los niños.

Para que los adultos recobremos esa ilusión por las fechas navideñas, Suchard ha lanzado un spot bajo el lema “En Navidad, todo lo que necesita un niño es otro niño”. El protagonista de esta idílica campaña es un padre que vuelve a ser niño. Y en esta historia ingenua, que rebosa gracia y simpatía, descubrimos –por contraste– algo de la ilusión navideña que hemos perdido los mayores.



Lo mejor de esta campaña, es el experimento que ha realizado Suchard y que ha dado lugar a un vídeo maravilloso y super-emotivo. En él plantea a varios padres y a hijos la misma pregunta: “¿Qué es, para ti, la Navidad?”. He aquí sus respuestas. ¡Felices fiestas a todos!

PD: Gracias, Oscar Sueiro, por darme noticia de esta campaña. A mí me ha animado a desear ver la Navidad con la mirada esperanzada y limpia de un niño

“La academia de las musas”, de José Luis Guerín: Emociones verdaderas

(JUAN JESÚS DE CÓZAR) Definitivamente, José Luis Guerín juega en otra liga, y lo demuestra con su último film, galardonado hace pocos días con el Giraldillo de Oro en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, que cumplía su 12ª edición. Es la primera vez que una película española gana el certamen sevillano, y su anuncio oficial ante los medios provocó una ovación unánime.

Guerín es –en mi opinión– uno de los realizadores españoles actuales con mayor sensibilidad artística. Director inclasificable, domina el lenguaje cinematográfico como pocos y apenas necesita equipo para plasmar sus hallazgos visuales.

Esta singular “La academia de las musas” –película de ficción y no documental, como el propio Guerín ha insistido en aclarar–, está filmada con una sencilla cámara, con actores no profesionales, con un presupuesto corto, sin un guión cerrado…, pero con ideas muy claras respecto al objetivo final: “partiendo de hipótesis de ficción, transmitir emociones verdaderas, tal como afirma el propio director.

La película se beneficia de la facilidad de palabra del napolitano Raffaele Pinto, (verdadero) profesor asociado extranjero de Filología Italiana de la Universidad de Barcelona. En sus clases dialoga con los estudiantes –bueno, en realidad sólo con las alumnas– sobre el papel de la musa en las creaciones del poeta, apoyándose en la relación Dante/Beatriz de “La Divina Comedia”. Raffaele está –realmente– casado con Rosa Delors Muns, con quien contrasta en casa sus opiniones sobre el amor y la relación profesor-alumna; unos diálogos divertidos que deben mucho a la gracia natural de Rosa.

Este punto de partida, fundamentalmente verídico, va dando pie a complicaciones y situaciones ficticias, donde cada no-actor se va posicionando y actuando según posturas “instigadas” por Guerín, por emplear el mismo verbo que él usó en la presentación a la prensa. Y la historia va creciendo, sin rigideces, con las aportaciones espontáneas de los personajes y al ritmo del latir artístico del director.

Guerín sitúa su pequeña cámara en clase, en el campo, en el cementerio delle Fontanelle de Nápoles…; y también detrás de una ventana o del parabrisas de un coche, para lograr esos buscados reflejos, imágenes virtuales no trucadas y metáforas de la ensoñación. Sus películas no tienen fácil distribución, porque no son comerciales –en el sentido habitual de la expresión–, pero son muy apreciadas por un sector del público interesado en un cine sin artificio, que le interpele sin manipularlo y le haga reflexionar. “La academia de las musas” cumple con creces esa aspiración y se erige como una de las cimas de su filmografía.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Spot navideño de Freixenet: Burbujas rítmicas

Ayer, 25 de noviembre, fue el estreno del anuncio de Navidad de Freixenet. Las componentes del Equipo Nacional de Gimnasia Rítmica son las burbujas que ha elegido esta firma de cava para felicitar las fiestas en su tradicional spot navideño.

Vestidas de dorado, las seis deportistas (Alejandra Quereda, Elena López, Lidia Dorado, Sandra Aguilar, Artemi Gavezpu-Castro y Lourdes Mohedano) ejecutan una coreografía muy atractiva visualmente, en la que incorporan algunos de sus aparatos, como aros y mazas.

El spot de Freixenet está dirigido por segundo año consecutivo por el cineasta Kike Maíllo, director de Eva (2001), película con la que ganó el Goya a la mejor dirección novel en 2012. El año pasado tuvo bajo sus órdenes a la actriz María Valverde y al cantante David Bisbal.

"Nos hace mucha ilusión protagonizar una de las campañas más esperadas del año, y nos da mucha alegría felicitar la Navidad a todos los hogares españoles", ha destacado la capitana del equipo, Alejandra Quereda, que ha agradecido el impulso que les dará el spot de cara a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. Pere Bonet, Director de Comunicación de Freixenet, ha recordado que la campaña en la que participaron Gemma Mengual y el equipo de natación sincronizada fue una de las más notorias y valoradas, y ha recalcado el impulso que también dio el anuncio al equipo. "Empezaron a ganar más medallas", ha recordado.



Freixenet también ha hecho público el making of del anuncio. En él se puede ver cómo se peinó y maquilló a las gimnastas, imágenes de los ensayos de la coreografía y algunos trucos empleados para llenar el escenario de purpurina dorada.

La llegada de este anuncio tan esperado supone el pistoletazo de salida de toda la campaña navideña. Ojalá los anuncios de este años vengan rebosantes de alegría, de esperanza y de valores. En todo caso, ¡feliz Navidad con una mejor publicidad!

lunes, 23 de noviembre de 2015

La tecnología nunca podrá suplantar al amor

Una niña de pocos meses que no para de llorar. Una madre que se ha ido a la compra y no está allí para calmarla. Y un padre primerizo que se ve desbordado por los acontecimientos. ¿Qué hacer?

Él, que domina su trabajo -quizás hasta una gran empresa-, se ve incapaz de resolver una pequeña cuestión doméstica. Y todo es angustia y desasosiego. Sólo se le ocurre lo que a todos: llamar a la madre por el móvil.

Tendrá hambre”, responde ella con maternal intuición. Y de nuevo brota la angustia. ¡Él no puede amamantarla! “Ponle dibujos animados”, insiste la madre. [Ciertamente, ellas nos llevan kilómetros de delantera en el arte de cuidar y comprender a los hijos…] El marido lo intenta de nuevo con el móvil, pero es en vano. “¡Cariño, ella te necesita a ti, y no a los dibujos!”.

De nuevo la madre intuye una posible solución. “Pon el móvil en videoconferencia”. Ahora la bebé puede verla y oírla, puede ver todos esos gestos con los que habitualmente conseguía atenuar sus berridos. Pero esta vez no funciona. El móvil, que ha puesto en comunicación a los padres y ha posibilitado varias vías para calmar a la niña, se muestra finalmente incapaz e inútil.

Justo en ese momento, aflora el amor de padre. Un padre nervioso e inexperto que, sin embargo, movido por el afecto es capaz de descubrir su mejor faceta y dar finalmente con la clave

El mensaje es claro. La tecnología puede ayudarnos en muchas cosas, pero nunca podrá reemplazar al amor. El cariño, el abrazo, el contacto humano… siempre los necesitaremos Y ahora que tantas compañías nos prometen productos maravillosos para el hogar (la niñera electrónica, la casa inteligente, etc.), es bueno que oigamos también este mensaje tan sencillo y sublime; y más bueno aún, que lo oigamos en boca de una empresa tecnológica.

¡Un aplauso a esta campaña, que nos hace descubrir todo el afecto que hay en el cuidado de un bebé! Y un aplauso también a las madres –y a los padres– que saben negarse en tantas cosas para dar lo mejor a sus hijos. Quizás no les den un móvil o una tablet, pero todos los días les dan algo mucho mejor: su cariño verdadero.

"Rams": Los islandeses también lloran

(JUAN JESÚS DE CÓZAR) Estrenada el pasado 13 noviembre en las salas de nuestro país, esta sorprendente producción islandesa no ha parado de ganar premios; desde que fue reconocida en Cannes con el galardón a la mejor película en la sección Une certain regard, ha cosechado otros 7 más. Los dos últimos en la reciente SEMINCI 2015, donde se ha llevado la Espiga de Oro a la mejor cinta del festival y el premio al Mejor Nuevo Director. Además, recientemente ha sido nominada al premio al mejor film en los European Films Academy.

Quizá lo primero que hay que advertir es una obviedad: “Rams” es cine nórdico, con muchas de las características que definen la cinematografía de esas regiones. Es decir, minimalista, algo minoritario, más sugerente que discursivo, con personajes hieráticos que expresan más con su silencio y actitud que con la palabra.

Rams” nos adentra en la profunda Islandia rural para contarnos la historia Gummi y Kiddi, dos hermanos solteros que llevan 40 años sin hablarse, aunque sus viviendas sólo están separadas por unos cuantos metros. Crían carneros de una raza autóctona, y ambos se esfuerzan cada año por presentar a competición el ejemplar mejor desarrollado. La amenaza de una epidemia puede dar al traste con tantos años de trabajo y de brega por preservar la pureza de la raza, y llega la hora de tomar medidas por parte de las autoridades sanitarias. Pero Gummi y Kiddi (espléndidos los veteranos Sigurður Sigurjónsson y Theodór Júlíusson) tienen sus propias ideas.

El director, Grímur Hákonarson (Islandia 1977) dota a la cinta de una enorme potencia visual, con imágenes de gran fuerza que hablan por sí solas: los paisajes hermosos pero desoladores; los rostros casi esculpidos y mimetizados con el entorno; los encuadres exteriores e interiores…

Quizá la historia se quede un poco corta, pero es posible que esta impresión se deba a un modo de narrar muy distinto al que estamos acostumbrados; recuérdese por ejemplo “Una historia verdadera” (David Lynch, 1999), película con la que “Rams” tiene algún punto en común. Aquí el director deja que sea el espectador quien intuya el itinerario interior de los personajes –las aspiraciones, los deseos, los afectos, las penas, las (buenas) intenciones–, a través primeros planos y de planos detalle; de planos psicológicos se podría decir. Porque a la postre, descubrimos que los islandeses son como nosotros; y cuando sufren, también lloran.

No es, por tanto, una película para todos los gustos, pero es cine de calidad técnica y humana, que nos regala una secuencia final simbólica y conmovedora en su sobriedad. Muy recomendable, en muchos sentidos.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Justino, un vigilante nocturno, protagoniza el anuncio de la Lotería de Navidad 2015

Tras el éxito de las pasadas navidades, un año más llega puntual a su cita  el popular anuncio de Lotería de Navidad. En esta ocasión en forma de vídeo animado que nos cuenta la historia de Justino, un peculiar guardia de seguridad en una fábrica de maniquíes.

Al trabajar en el turno de noche nunca coincide con sus colegas de la mañana, pero en cambio pasa las noches rodeado de figuras humanas: los maniquíes. Su soledad y sus ganas de compartir le llevan a interactuar con esos muñecos, conversando con ellos, jugando, y haciendo de ese trato divertido su particular “contacto con el mundo exterior”.

En su afán por hacer cosas por los demás, Justino se llegará a olvidar de sí mismo, pero sus compañeros no se olvidarán de él cuando llegue el momento de la verdad.

Amor infantil al hombre solitario de la Luna

Todos los años el mundo de la publicidad espera con ilusión la campaña navideña de John Lewis, la empresa británica de venta de juguetes. La llegada de ese spot, con la emoción que suele transmitir a los espectadores, marca el comienzo de la Navidad. En este blog ya hemos comentado algunas de sus campañas más emblemáticas: 2011, 2012, 2013

La de este año es una costosa producción (4 millones de libras) que ha sido filmada en los estudios Warner Brothers de Hertfordshire, y relata un precioso cuento infantil, un auténtico cuento de Navidad.

Se titula "El hombre en la Luna", y tiene por protagonista una niña llamada Lily, que pasa gran parte de su tiempo mirando por un telescopio (por cierto, también figura en el catálogo de John Lewis). Un día, cercana ya la Navidad, descubre en la Luna a un anciano triste y solitario, vestido con ropa desaliñada, que vive retirado en un pequeño cobertizo. Impactada por la tristeza de ese hombre, trata de ponerse en contacto con él: agitando los brazos, lanzando flechas con mensajes y enviando aviones de papel… pero éstos nunca llegan más allá de su jardín. Sin embargo, el contacto parece haberse producido. Hay algo mágico en esas miradas que no se encuentran. Y, mientras, el hombre mira día tras día al planeta Tierra, tratando de descubrir si alguien está pensando en él.

El día de Navidad, la niña recibe un montón de regalos, mientras el hombre se sume en una profunda melancolía. Todo parece que su intuición ha sido vana. Pero, de repente, para sorpresa suya y del espectador, aterriza delante de sus pies el regalo más bonito que la niña ha logrado enviarle a través del espacio. El regalo que más necesita, el que va a poder devolverle la alegría. En efecto, cuando abre el paquete y saca el regalo, sus ojos vierten una lágrima de felicidad

No quiero desvelar el desenlace, mejor descúbrelo por tu cuenta. Y deja -tú también- escapar una lágrima de tus ojos, como el hombre de la Luna. Esas miradas que finalmente se encuentran en el anuncio son un símbolo de nuestra actual incomunicación. Vivimos rodeados de imágenes, viendo cada día demasiadas cosas, pero se nos escapan las más importantes. Y esta historia nos hace “ver” lo que verdaderamente importa.

Como todos los años, la campaña es fiel al estilo John Lewis: una historia contada sin palabras, solo con gestos; un niño inocente que nos dice a los mayores cómo alcanzar la felicidad; y una música brillante, que nos hace vivir la emoción de la historia. La de este año es una canción versionada de una pieza de Oasis, interpretada por una cantante noruega de 19 años. Esa voz maravillosa da el toque exacto y mágico al anuncio.

Rachel Swift, director de marketing de John Lewis, afirma que el estilo de la marca nunca cambiara. "Es nuestra seña de identidad publicitaria. Siempre queremos contar una bella historia a través de la música y de la emoción. El sentimiento no ha cambiado ni cambiará. Y el mensaje de nuestras campañas es siempre el mismo: hacer un regalo a otra persona exige ternura y cariño, pero también inteligencia: hay que pensar en el otro para saber acertar. Sólo así le haremos felices".

Un gran aplauso para este primer anuncio de la Navidad.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Mahou: "Celebra lo que tienes, aprende a ser feliz"

Mahou ha vuelto a dar en el clavo. Su campaña, "Celebra lo que tienes", es un mensaje optimista y desenfadado: justo lo que necesitamos en tiempos de abatimiento. Siempre, incluso en las situaciones más difíciles, hay motivos para la esperanza.

El spot arranca con una inmensa sombra que oscurece la faz de la tierra. Un hombre sale a mirar a la entrada de la cafetería mientras otros atisban asustados en el interior, tras una persiana desvencijada. La mancha oscura se transforma en una gigantesca nave espacial, primicia de una invasión extraterrestre –metáfora del momento que estamos atravesando–  y todo parece presagiar una hecatombe.

Justo entonces oímos la voz desenfadada e irónica del hombre que ha salido del bar: "Ahora, ¿no? Ahora que estamos de bajón vienes a conquistarnos. Pues deja que te diga una cosa: no nos conoces... Nosotros, con muy poco, nos venimos arriba. Porque aquí todos, absolutamente todos, tenemos una canción; y cada vez que suena, no sé cómo, pero los problemas desaparecen".

Suena entonces una de las canciones más emblemáticas y reconocibles de Dire Straits, y la hecatombe se transforma en entusiasmo. El spot se convierte literalmente en un canto a la visión positiva, con un mensaje reconfortante y claro: no hay nada lo suficientemente malo que pueda nublar nuestro futuro.

Porque la felicidad está en los detalles, esas cosas pequeñas que vivimos cada día, y que dan sentido a nuestra existencia; esas que pueden convertir un día normal en un día festivo y alegre: tu canción favorita sonando en la radio, un golazo que ha metido tu equipo, el primer día de verano, unas cañas con los amigos…

Mahou Cinco Estrellas vuelve a hacer hincapié en el valor de la amistad y de la familia para afrontar las situaciones difíciles. Por eso escuchamos la declaración de nuestro gran secreto: "Y tenemos amigos que no son amigos, ¡son hermanos!". Y unos abuelos que son todo dulzura, con los que siempre agrada conversar...

Ante este discurso, el OVNI da media vuelta y se va, dejando un día soleado y espléndido. No hay extraterrestre que pueda vencernos si estamos unidos... Un mensaje muy positivo que anima a no rendirse nunca. ¡Bravo por Mahou!

domingo, 25 de octubre de 2015

El amor es contagioso

Este es un vídeo que ha dado la vuelta al mundo. Es una campaña promovida por Krizovatka, una organización checa que busca cambiar al mundo promocionando valores solidarios. El vídeo no necesita palabras, porque aspira a ser universal. Por eso recurre a dos lenguajes que sí son universales: la imagen y la música.

La imagen, sin duda, es lo más atractivo. Lo que vemos no es una historia: es una cadena de historias enlazadas por un gran tema: el amor. El eslogan final nos recuerda: “láskou a sluzbou spojujeme cesty” (El amor y el servicio abren nuevos caminos). En efecto, el amor tiene una doble cara: es un regalo que se entrega, una medicina que que todo lo cura y lo vivifica; y, al mismo tiempo, es un virus contagioso: nos lo transmitimos unos a otros cada día.

Todo comienza con la bondad de un niño. Un niño pequeño, más bien introvertido, que se da cuenta de que puede ayudar a otro con solo tender su mano. Su acción es vista por otra persona que se anima a dar a otro lo que ha experimentado. Y así empieza una cadena de servicios que parece no tener fin.

El otro lenguaje sin fronteras es la música. La letra de la canción creada por Noah and the Whale realza con fuerza extraordinaria estas imágenes inspiradoras: “Si das un poco de amor, puedes recibir cariño hacia ti”. Una invitación a la solidaridad: “Da un poco de amor, ¡y verás lo que ocurre!”.

A veces basta un pequeño gesto, como el de tender la mano. Basta con una pequeña acción que inicia una cadena inesperada… Y entonces se opera el milagro. El amor hace posible el milagro de que la vida sea maravillosa.

domingo, 18 de octubre de 2015

Amor de un padre por su hija (Hermoso spot)

El mundo está lleno de pequeñas historias que pueden conmovernos y hacernos pensar. Historias sencillas, cotidianas, pero cargadas de valores; que transmiten entusiasmo y optimismo, que tocan nuestro corazoncito y nos ayudan a ser mejores.

Ésta es una de ellas. Es la campaña que la agencia Fahrenheit DDB y la productora Rebeca, ambas del Perú, han creado y lanzado para Promart Homecenter, una empresa que ofrece servicio y productos para la mejora del hogar. De ahí el lema de su campaña: “Tu familia es perfecta, que tu hogar lo sea también”.

La historia gira en torno a la relación de un padre y su hija. Una hija que –no sabemos bien por qué– aparece triste y abatida. Por eso, cuando el padre se le acerca afectuoso, ella le rechaza sin decir una palabra. Pronto sabremos que esconde un secreto. Y ese secreto será la clave para un maravilloso final. Pero, mientras ese final llega, el padre se plantea qué puede estar ocurriendo; y, como conoce a su hija, es capaz de hallar una solución y cambiar su tristeza en alegría.

Esta pequeña historia, titulada “La hija perfecta”, nos enseña que sólo el amor nos permite desentrañar qué hay detrás de los sentimientos de las personas; sobre todo, de las que conviven con nosotros. Sólo el amor encuentra siempre el remedio más oportuno. Quizás por eso, este anuncio debería ser titulado "El padre perfecto".

Que tengáis una feliz semana. Y que todos encontremos, cada uno a su modo, la manera de llevar paz y alegría a nuestros hogares. Así, a pesar de todos los errores, nuestra familia será siempre “La familia perfecta”.

(PD: Lo que ella dice al final es: "Te quiero mucho, papá").

sábado, 10 de octubre de 2015

La verdad que no perciben nuestros ojos

La empresa de cámaras de seguridad Vizer ha lanzado una campaña publicitaria que ha sido un auténtico éxito en Internet: más de 10 millones de descargas en Youtube y más de 100 millones de referencias en Facebook.

La historia que encierra el anuncio –un maravilloso ejemplo de story telling– es conmovedora. Un mendigo duerme cada noche en la puerta de un pequeño comercio, y cada mañana es arrojado por el dueño de forma áspera y violenta: le grita, le da golpes y patadas, le arroja un cubo de agua fría... Algunos desperfectos y olores a orina que percibe en el portal le llevan a suponer que el mendigo está afeando la imagen exterior de su tienda, por lo que se siente justificado para mantener esa actitud beligerante. El espectador, mientras tanto, se identifica con el personaje de la anciana, que observa esas escenas y desaprueba tímidamente ese comportamiento.

Un día el pordiosero desaparece, y el responsable se da cuenta de que las pintadas y los desperfectos no eran obra del mendigo. Pasan los días, y una cierta inquietud se apodera de su espíritu. Empieza a sospechar que no le juzgó acertadamente, que incluso le debe algo que no sabe bien qué es. Entonces recuerda las cámaras de seguridad que ha instalado en frente de su tienda, y decide revisar las cintas para investigar qué es lo que ha pasado.

El momento más conmovedor del anuncio llega entonces, con las imágenes de esas cámaras que muestran la dura realidad que ha estado oculta a sus ojos. El desenlace supone un golpe fuerte y dramático para el dueño del comercio, y deja abierta la puerta a una reflexión personal del espectador. Sobre todo, cierra una historia muy redonda, perfectamente relacionada con el negocio de la marca: la vigilancia y la seguridad.

Este bello y acertado ejercicio de story telling termina con un eslogan que invita a la humildad y a la ponderación en nuestros juicios: "Hay mucha más verdad de la que tú puedes ver". Justo lo que necesita oír el público potencial de esta marca. Realmente brillante.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Hacer amigos como cuando éramos niños

La nueva campaña de comunicación de Mayoral, de la mano de la agencia El Cuartel se ha estrenado en España, Portugal, Italia y Grecia. En este vídeo, titulado “¿Has hecho amigos hoy?”, la marca de moda infantil da a conocer el resultado de un experimento social que manifiesta las diferencias entre adultos y pequeños a la hora de hacer amigos.

La campaña visual nos sitúa en una sala de espera donde han sido reunidos, sin saber bien por qué, varios padres desconocidos, y en otra, sus hijos. Después de un tiempo de espera, el film muestra dos reacciones radicalmente opuestas. En la sala infantil, el hielo se ha roto en el instante cero: los niños sonríen, saludan, empiezan a moverse y se relacionan; muy pronto se abren, dialogan entre ellos y quedan para jugar allí mismo. Mientras tanto, en la sala de los adultos el silencio continúa: nadie se ha atrevido a “invadir la intimidad” de los demás, y todos se han encerrado en sí mismos: con el móvil o con cualquier aparato que le sirva de parapeto. El resultado es que, cuando preguntan si ese día han hecho algún amigo, los adultos se quedan callados y responden que no, mientras que los niños gritan de entusiasmo y dicen: “¡¡¡Sí, muchos!!!”. El vídeo termina con una sugerencia muy estimulante: “Aprendamos de los niños”.

La directora de marketing de Mayoral, Rosario Carillo, ha comentado: “Con esta campaña queremos lanzar a todo el mundo el mensaje de aprender de los niños a ser más felices. Para que esto ocurra hemos creado un contenido emotivo, pero también creíble. Además, hemos tenido en cuenta que nuestro público ha crecido con el eslogan ‘Mayoral hace amigos’, por lo que, cuando vean el vídeo, empezarán a aflorar todos los recuerdos de su infancia”.

La verdad es que me ha encantado esta campaña de branded content. Es un experimento sugerente que, más que vender un producto, nos “vende” sus valores. Y uno se llega a preguntar: “¿En qué momento perdimos a ese niño que todos llevamos dentro?”.

domingo, 13 de septiembre de 2015

Comienzo de curso: "Hija, siempre serás mi pequeña"

En el Festival de Comunicación Infantil “El Chupete”, esta campaña se llevó el premio a la Mejor Campaña Social con ánimo de lucro; un premio merecido y muy aplaudido. Ahí apreciamos, una vez más, que la publicidad puede aportar valores a la vez que habla a nuestro corazón.

La historia recoge el diálogo que un padre dirige a su pequeña, mientras ésta parece estar absorta en sus juegos. El padre está conmovido, y las frases le salen entrecortadas. Le habla de lo rápido que pasa la vida…, y de lo mucho que la querrá siempre.

Durante su narración, el padre va imaginando los diferentes momentos que atravesará la vida de su hija: irá al colegio, a la universidad; trabajará para mantenerse, pero al final obtendrá un título; saldrá con los amigos, viajará a lugares exóticos; ¡se casará, y será una gran empresaria…! Lo emocionante del anuncio es que vemos siempre a la niña a través de los ojos del padre: aunque crezca, siempre es “su pequeña”, y como tal le vemos ir a la escuela, licenciarse con toga, vestir de novia el día de la boda.

La banda sonora del anuncio, una adaptación del tema “Gracias a la vida” hecha por Juanma del Saso, ayuda sin duda a dar mayor emotividad al relato, que no es sino una cascada de momentos felices que le aguardan. Muchos padres se sentirán identificados con la campaña, y terminarán por decir, como el padre de este relato: “No importa lo lejos que llegues en la vida, para mí, tú siempre seguirás siendo mi pequeña”. (Si os gusta, a continuación podéis ver el breve y divertido “making of” del anuncio).

A todos los niños, pero sobre todo a sus padres y madres, ¡feliz comienzo de curso!

domingo, 6 de septiembre de 2015

La vida familiar, alrededor de una mesa

IKEA ha presentado su nueva campaña publicitaria “Alrededor de la mesa”, que ha sido creada por la agencia MRM/McCann.

Su lema da continuidad al concepto lanzado el año pasado: “Nada como el hogar para amueblarnos la cabeza“. Con el nuevo eslogan, IKEA pretende resaltar la enorme importancia emocional que tiene en nuestras vidas el mundo que vivimos “alrededor de la mesa”.

La mesa es el lugar de comunicación por excelencia de los que conviven en el hogar y alrededor de ella compartimos ideas, sentimientos, vivencias y planes de futuro. Sobre la mesa expresamos quienes somos, tratamos los temas más relevantes de nuestras vidas y educamos a los más pequeños, transmitiéndoles nuestros valores. Es por tanto un mundo en el que habitan nuestras emociones y mostramos nuestro cariño y afecto por los demás.

El spot está protagonizado por la mesa más “poderosa” del mundo: la mesa del despacho oval de la Casa Blanca. A lo largo del anuncio esta peculiar mesa nos relata cómo envidia a las mesas de los hogares normales y modestos, donde se cuece lo que de verdad importa: celebramos cosas que merecen la pena, recibimos valiosos consejos, aprendemos lecciones magistrales para la vida y se toman las decisiones que de verdad cambiarán el mundo. Por eso cualquier mesa noble querría disfrutar, al menos una vez en la vida, de una comida familiar.

Como señala Gabriela Díaz-Guardamino, directora de marketing de IKEA Ibérica: “Comer es mucho más que compartir una deliciosa comida. Es la ilusión de prepararla juntos, experimentar con nuevas recetas, poner una mesa bonita, disfrutar de una larga sobremesa. En definitiva sobre la mesa compartimos, ante todo, emociones. Por eso, cuando nos sentamos a comer, nos importa lo que hay sobre la mesa, pero, por encima de todo, nos importa lo que hay alrededor de ella”.

domingo, 9 de agosto de 2015

Ahora toca descansar. Pero ¿sabemos descansar?

Hace unos días comenzó el mes de agosto: un mes para salir un poco de la rutina diaria y descansar un poco. Pero, ¿qué es descansar? Descansar no quiere decir tumbarse a la bartola, ver pasar los días sin hacer nada. Ese es el camino más fácil para llegar al aburrimiento. Descansar es hacer algo diferente y atractivo, a la vez que se reponen las fuerzas.

Yo procuro hacer como mis mejores alumnos. Ellos hacen prácticas –trabajan en periódicos o emisoras de radio, en agencias de publicidad o productoras audiovisuales- para completar lo que han visto durante el curso: para poner en práctica lo que, de modo teórico, han aprendido en todo el año. Es una idea estupenda. Yo voy a aprovechar las vacaciones para seguir un curso intensivo durante tres semanas: para ponerme al día en los temas profesionales y en otros que me interesan.  Os deseo lo mismo: un verano enriquecedor, relajante y fructífero.

El blog seguirá abierto, pero no habrá nuevas entradas hasta el 1 de septiembre. En este tiempo podéis hacer búsquedas, a través de las etiquetas laterales o del buscador de arriba, para releer algunas de las entradas más interesantes. También os dejo un librito que escribí hace tes años sobre la temática de la que hablo en este blog: Los valores en la publicidad, escrito en un lenguaje claro y accesible. He procurado que sea didáctico e ilustrativo, y ¡es gratuito!: está disponible en Internet (Ver imagen arriba). Podéis leerlo y descargarlo en este enlace.

¡Nos vemos en septiembre!

domingo, 2 de agosto de 2015

Una vida en un trayecto de ascensor

Como parte de la campaña “It's never just business” (“Nunca es solo negocio”), la agencia de publicidad Grey ha lanzado un nuevo spot para uno de los grandes bancos ingleses. HSBC. La idea de fondo es que una empresa no es nunca un simple negocio: implica personas, relaciones, proyectos.

Para eso, muestra el desarrollo de la vida de un empresario, desde que lanza su compañía en 1974 hasta la actualidad. En el camino, podemos ver cómo va creciendo su espíritu emprendedor y su liderazgo hasta convertir su empresa en una compañía multinacional. Pero hay un elemento muy original: todo transcurre en el trayecto de subida de un ascensor.

El spot es una metáfora sobre los negocios y las personas que los dirigen. Nos lleva a través del tiempo, y nos hace ver y sentir todos los acontecimientos que suceden durante un ciclo comercial. Sí, se trata de un viaje de ascensor, pero es el viaje en ascensor más extraordinario del mundo”, describió Nick Rowland, Director Creativo de Grey London.

Mientras el ascensor -y el negocio- empieza a subir, una multitud de historias entra en escena en el espacio de dos metros cuadrados: contrata a los primeros empleados, da la mano en el primer acuerdo, hace crecer el negocio... Y, mientras, un empleado va a ser padre, y otro celebra su aniversario. Y él tiene sus primeros hijos... Luego vienen las discusiónes, y también la época de recesión. Pero el negocio sigue adelante, y viene la fase de expansión, y los acuerdos con inversores extranjeros...

Dadas las dimensiones del ascensor, el rodaje estuvo muy concentrado en los detalles, desde el vestuario y el maquillaje hasta los peinados y accesorios. No sólo el actor tuvo que parecer 40 años más viejo hacia el final del anuncio, sino que todo en el ascensor tenía que representar el estilo de época en el que se encuadraba. El resultado: una obra maestra, que nos hace emocionar y nos hace sonreír. Un maravilloso ejemplo de storytelling, que nos dice muchas cosas del banco, sin mostrarlo siquiera.

Un sobresaliente para este spot. A la creatividad, a la historia y a la emoción que transmite.

lunes, 27 de julio de 2015

Carta-spot de una madre a su hijo: "Quiero estar siempre a tu lado"

Este spot, lanzado por Central Lechera Asturiana, es un canto a la vida. Y es, al mismo tiempo, un canto a las madres que han escogido serlo y han sabido darse a sus hijos. Un doble canto que hoy se escucha pocas veces, pocos lo cantan. Y todos deberíamos entonarlo: porque estamos olvidando las cosas más valiosas de nuestra vida.

El anuncio empieza con una carta que una madre escribe a su hijo recién nacido. Según escribe, el tiempo pasa deprisa, deprisa. “Hola, pequeño. Ahora que tienes toda la vida por delante, me gustaría que hiciéramos un trato”. En tono íntimo y afectuoso, la madre exclama su mayor deseo: “Quiero estar a tu lado siempre. Quiero estar muy cerca de ti cada vez que el príncipe rescate a la princesa (el bebé se ha convertido en niño) o cuando vuelvas a tirar porque te toca (ahora vemos a una niña que juega al parchís). Prometo no molestar (la niña ha crecido). Quiero acompañarte si te roban el corazón (es ya una adolescente) o si te lo dejan hecho trizas (la chica, ya joven, parece haber roto su primera relación)”.

Sí, toda madre quiere estar cerca de sus hijos. En la niñez y en la adolescencia, en la etapa de las rebeldías y en el estallido del primer amor. Y en la juventud, y en la madurez. Siempre. Alguien dijo una vez que la profesión de madre es la única que no conoce la jubilación. Yo añadiría que es la única que no sabe de fines de semana ni de vacaciones. A veces, ni de las noches para poder dormir.

El mensaje de este anuncio tiene hoy especial relevancia. Por eso he querido seleccionarlo para este blog. Uno y otro decimos muy a a las claras cuáles son nuestros valores, y batallamos por una publicidad que refleje lo mejor de la vida. Ya hay bastantes amarguras en el entorno.

La buena publicidad nos enriquece. Este spot es un ejemplo paradigmático. A mí me ha inspirado y me ha ayudado a ser más agradecido hacia mi madre. Espero que a vosotros os suceda lo mismo.

domingo, 19 de julio de 2015

Un anuncio que inspira y emociona: "Dar es la mejor comunicación"

En tan solo diez días este spot de la compañía de telecomunicaciones True Move consiguió más de 10 millones de visitas en su página web, y obtuvo reproducciones en decenas de blogs y páginas web, con traducciones a varios idiomas.

A mí me llegó por varios sitios, y todos me lo enviaron para que lo comentara. No podía negarme. Porque debemos difundir las historias que nos enriquecen. Ahora que tantos spots buscan el recurso al humor zafio, a la sensualidad o al materialismo, reconforta descubrir un anuncio sencillo –pero sublime– como éste: un “spot con valores” que está haciendo llorar y pensar a medio mundo, y cuyo mensaje refuerza la línea de comunicación de la empresa: “Dar es la mejor comunicación”.

El vídeo comienza de modo visualmente fuerte: la cámara en movimiento y el montaje dinámico transmiten desasosiego e inquietud. Un niño ha sido pillado in fraganti cuando robaba en un comercio. La dueña le arrincona y le grita, incluso le abofetea. Cuando el niño abre su mano, vemos lo que ha cogido: medicamentos. La dueña pregunta: “¿Y qué pensabas hacer con esto?”. Aún con la cabeza baja, el chico responde: Dárselos a mi madre.

Es ahí cuando aparece el protagonista de la historia. El dueño de un bar cercano ha visto y escuchado todo, y decide intervenir. Pide calma a la señora y pregunta al niño: “¿Tu madre está enferma?”. El niño asiente, compungido. Y el hombre muestra un gesto de inmensa magnanimidad: paga las medicinas a la dependienta y se las entrega al niño junto a una sopa vegetariana para su madre…

Este arranque presagia un relato lleno de emociones. Porque pasan los años, y esa referencia a las medicinas –sembrada con acierto en el guión– se convierte en un leit motiv narrativo y temático muy hondo, algo que provoca un giro sorprendente y conmovedor. No voy a contar la historia. Quiero que tú la veas y la sientas personalmente, que saborees su delicadeza y su ternura. Hasta llegar al final.

Ciertamente, hacen falta anuncios con valores. Anuncios que aporten optimismo y esperanza, que nos iluminen y enriquezcan. Porque el ser humano necesita de vez en cuando chispazos de luz interior; necesita sentir que en la vida hay algo más que triunfar o poseer. Quizás por eso hoy se habla tanto de Publicidad emocional: porque los anuncios sólo conectan con nosotros si hablan de nuestros deseos y nuestras emociones. En los anuncios –hoy como siempre– debemos descubrir quiénes somos, y en historias como ésta descubrimos nuestra mejor y más profunda identidad.

Un diez a esta emotiva campaña.


lunes, 13 de julio de 2015

La inefable conexión entre madre e hijo

Las madres lo saben, aunque no sean psicólogas ni expertas en educación. Entre ella y su hijo existe una conexión absolutamente única: vital y emocional, misteriosa y sublime, que implica al corazón y a la persona entera. Sí, incluso todos lo sabemos: entre madre e hijo existe un lazo real, poderoso e inefable, que resulta difícil expresar con palabras.

Éste es el planteamiento de fondo que subyace en el spot que la casa de joyas Pandora ha lanzado en Internet y en las redes sociales. Se titula “The Unique Connection”, y actualmente cuenta ya con más de 20 millones de visitas. Es un experimento que ha dado la vuelta al mundo.

En el anuncio vemos a seis madres que esperan en línea la llegada de sus hijos. Uno a uno, y con los ojos vendados, los niños se acercan a esa fila de mujeres para tratar de identificar a su madre utilizando únicamente el sentido del tacto: tan solo su manecita, deslizada suavemente sobre la mejilla o la boca de esas mujeres, sobre sus cabellos o sus brazos, le sirven para reconocer de modo certero cuál de ellas es su propia madre. En el fondo, es su propio corazón el que les guía, mucho más que la tersura de la piel o el perfil de su rostro.

La búsqueda entrecortada que cada pequeño hace entre las seis candidatas  es increíblemente tierna y emotiva. Todo un canto al amor de las madres y al vínculo existencial que desarrollan con cada uno de sus hijos.

El mensaje final del anuncio es precioso: “Todas las mujeres son únicas. Descubre y celebra aquella que llevas en el corazón”. Sin duda, supondrá un auténtico “subidón” de autoestima para aquellas madres que alguna vez han pensado que no eran lo suficientemente buenas con sus hijos. Todas lo son.

lunes, 22 de junio de 2015

Homenaje publicitario a los que saben dar

Don Vittorio, megamarca de Alicorp, ha lanzado una campaña publicitaria que busca incentivar a las personas para que den lo mejor de sí mismos.

Alineados con la identidad de la marca (que propone compromiso, dedicación y la búsqueda de la perfección en cada detalle), queremos llevar la publicidad de Don Vittorio hacia un objetivo más alto, que trascienda el disfrute de una comida y el simple compartir una mesa. Hoy Don Vittorio quiere promover y demostrar en nuestra sociedad que dar nos hace mejores”, comentó Patricio Jaramillo, vicepresidente de Alicorp.

El texto que escuchamos es una auténtica celebración, un precioso homenaje a todas las personas que “dan lo mejor” en cada momento de sus vidas. Sin duda se trata de un gran concepto, que transmite valores y suscita emociones; porque a todos nos conmueve la generosidad y nos enriquece ver enaltecido el “dar” como un gran ideal de vida. De ahí la conclusión del spot: “En un mundo donde todo se pide, dar nos hace mejores”.

domingo, 31 de mayo de 2015

Spot grandioso: Una historia de amor y compasión

En un mundo en el que las catástrofes, las maldades y lo negativo ocupa buena parte de los informativos y los telediarios, se agradece de vez en cuando una bocanada de esperanza y de visión positiva. No es poca cosa: porque un pequeño acto de bondad, un simple gesto de atención al que está solo, o de compasión con el que sufre, puede cambiar toda una vida.

Con esta idea han trabajado los publicistas encargados de elaborar la nueva campaña de True Move H, una compañía de comunicación tailandesa líder en el sector que continúa así una línea de publicidad que apuesta por los valores. Hace año y medio comentamos aquí otra campaña de esta empresa, “Dar es la mejor comunicación”, que tuvo una extraordinaria aceptación popular: diez millones de visitas en dos semanas. Ahora repiten con otro emotivo vídeo que no deja indiferente a nadie.

Como en esa otra ocasión, la empresa ha decidido no publicitar ningún producto. Le basta con contar una historia (el “story telling” del que tanto se habla) que condense los valores de la marca. Su mensaje continúa el de la campaña anterior, y ellos lo resumen así: “Compassion is true communication”.

Por lo general, cuando una persona vive una situación límite, es capaz de sacar lo mejor y lo peor de sí mismo. Cuando la vida nos maltrata, cuando tenemos un golpe duro e inesperado, o cuando nos sentimos traicionados por quienes nos rodean, nos resulta difícil volver a confiar en los demás: no sabemos ya perdonar, y nos cuesta dar o sonreír.

Sin embargo, esta campaña nos muestra todo lo contrario. Nos dice que es posible cambiar: es posible dar sin esperar nada a cambio. Y nos lo dice sin necesidad de palabras, independientemente de las posibles diferencias de raza, lengua, cultura o clase social. Tal y como cuenta la hermosa historia que veréis a continuación, existe un lenguaje universal que trasciende todos los demás: el lenguaje de los gestos. Y un pequeño gesto de amor, de compasión, puede llegar a cambiar nuestra vida. Os animo a que lo veáis y lo compartáis.

domingo, 24 de mayo de 2015

Historia de un negocio familiar

Vistaprint, la franquicia internacional de impresión gráfica digital, ha lanzado un brillante spot que marca una nueva dirección en su estrategia de marketing.

A diferencia de anteriores campañas, que buscaban siempre la respuesta directa, este anuncio es el primero que, dejando a un lado la venta inmediata, trata de construir la marca con una historia emocional, en el más puro storytelling: esa tendencia tan de moda en nuestros días.

Dirigido por Greg Gray, el spot, titulado "La tarjeta postal", cuenta la historia -dramática y conmovedora a un tiempo- de una pastelería familiar que, a través de los años, es el sueño compartido de un padre y su hijo pequeño… Hasta que un día el hijo quiere convertirse en "yuppie" y abandona el negocio paterno. Entonce surge la crisis... Diversos productos de Vistaprint se visualizan en toda la trama, como un recurso narrativo para conducir la historia y para mostrar cómo evoluciona el negocio de una familia.

Como señala el Director de Marketing de la empresa: "Los propietarios de negocios ‘micro’, como el que se ve en el spot, están en el corazón de Vistaprint, que se creó hace 20 años específicamente para adaptarse a sus necesidades. Cada uno de nuestros clientes es muy individual; pero, a la vez, muy personal y familiar. Cuando decidimos hacer esta campaña, sabíamos que teníamos que capturar la esencia de la pequeña empresa familiar, y que eso significaba contar una historia que era, a la vez completamente negocio y a la vez completamente personal, emotiva, familiar. Y así nació 'La tarjeta postal'".

Para crear ese ambiente de nostalgia y superación, Veritè Music compuso una preciosa canción titulada "Hold on Tight”. El lema final edl spot, “Everything you create matters” ("Todo lo que tú creas, importa"), alude a uno de los principios de Vistaprint: prestar atención a las necesidades de las pequeñas empresas. Y es que… en la historia de esta pastelería, no obstante las dificultades, rezuma el sabor y el encanto de esos pequeños negocios familiares que han levantado este país durante décadas. Como decía el Director de Marketing: “Es un homenaje a los propietarios de pequeñas empresas que nos inspiran todos los días”. A ellos, de corazón, va dedicado este spot.

domingo, 17 de mayo de 2015

Un bello y emotivo spot para el día de la madre

Repasando los mejores spots para el día de la madre de 2015, me encuentro con éste de la agencia McCann Lima para Entel Perú, titulado “Las mejores mamás”. Cuenta la historia -conmovedoramente real- de la peruana Margarita Cuasihuamán, madre de 26 hijos adoptivos y abuela de 11 nietos. Desde hace 27 años trabaja en SOS Aldeas Infantiles, y en todo este tiempo ha ido acogiendo e integrando en su familia a niños huérfanos, que han encontrado junto a ella la familia que nunca tuvieron: hogar, cariño, hermanos… y un proyecto de vida.

En la versión original, el spot comenzaba con esta frase: “En un mundo en el que cada vez más gente decide no tener hijos, esta mujer ha decidido ser madre de 26”. Y es que ella ha cuidado con verdadero amor maternal a cada uno de los hijos adoptados, haciendo que todos pudieran encontrar su camino en la vida. “Todos son profesionales -dice ella entusiasmada-. Hay policías, profesoras, contadores... ¡Todos tienen una carrera!”. Su último sueño se ha hecho realidad recientemente, cuando los gemelos Jorge y José, que viven con ella, han podido acceder a la universidad.

Ya en 2009, Margarita Cusihuamán fue reconocida por la Municipalidad de Arequipa como “Madre del Año”. Ahora, en 2015, la propia ONG Aldeas Infantiles le ha concedido, entre 300 candidatos de todo el mundo, el Premio Helmut Kutin al compromiso en favor de la niñez en situación de abandono.

La historia que aquí se cuenta, en el 50 cumpleaños de la protagonista, es verdaderamente emotiva. Merece la pena disfrutarla y compartirla.

jueves, 30 de abril de 2015

Día de la madre: Cómo se ven ellas y cómo les ven sus hijos

Con frecuencia, las madres piensan que no son todo lo buenas que deberían. Al menos, no todo lo buenas que desearían ser: no se ven pacientes, ni amables; ni se ven lo suficientemente capaces de escuchar a sus hijos...

Sin embargo, la realidad es, con frecuencia, muy distinta. Ahora que se acerca el Día de la Madre, a más de una le agradará ver este vídeo, que es todo un homenaje a su entrega y cariño... aunque tenga defectos.

Quizás no son el modelo de madre que se han forjado en su imaginación, pero desde luego son increíbles, y maravillosas, y dignas del mayor afecto y agradecimiento. Porque siempre han sabido amar.

Y si no, que se lo pregunten a sus hijos. Esto es lo que se ve en este fantástico vídeo...

domingo, 26 de abril de 2015

El encuentro con el ídolo de la infancia

Rory McIlroy es un golfista norirlandés de 26 años que ha sido nº 1 del ránking mundial durante 40 semanas. Entre otros triunfos, ganó el Abierto de Estados Unidos en 2011, el Campeonato de la PGA en 2012 y 2014, y el Abierto del Reino Unido también en 2014. Este año 2015 ha ganado el Omega Dubai Desert Classic.

Con todo, McIlroy sería apenas conocido al margen del golf si no fuera por el reciente anuncio de Nike, que en apenas 3 semanas ha superado los 5 millones de visitas en Internet. El spot, de la agencia Wieden + Kennedy Portland y producido por Biscuit Filmworks, tiene como centro el sueño de McIlroy de llegar a ser golfista profesional. Empieza contando su infancia, en el humilde Condado de Down (Irlanda del Norte), cuando con 4 años jugaba en el salón de su casa, con bolas y palos de juguete. A la vez que practica, desarrolla una profunda admiración hacia su ídolo: Tiger Woods, y permanece pegado a la televisión cuando retransmiten sus partidos.

El tiempo pasa. Le vemos practicar a todas horas: en el jardín o en el campo, haga sol o diluvie, esté solo o acompañado. Su fuerza interior le guía. Finalmente tiene la oportunidad de jugar con el gran Tiger. ¡El sueño de toda su vida! Y en un magnífico plano, le vemos dar un golpe maestro, que es alabado por su ídolo

Esa escena podría haber sido épica. Después de que Rory haga su fantástico swing y Tiger exclame ¡buen golpe!, Rory podría haber respondido con una mirada de complicidad, como diciendo ¡No puedo creer que Tiger haya dicho eso!”. Podría haberlo sugerido con los ojos, no hacía falta ni siquiera un giro de su cabeza… Pero termina de otra forma, quizás con un plano mejor: el recuerdo de cómo empezó, luchando contra su torpeza en el salón de su casa.

El anuncio es importante, porque muestra cómo, gradualmente, Nike está dejando a Tiger Woods de lado para convertir a McIlroy en su imagen principal. Formalmente, uno de los puntos fuertes es la música: “Nuvole Bianche”, de Ludovico Einaudi, nos hace sentir ese crecimiento del chico. Pero lo mejor de todo es la historia: está muy bien contada. Por eso llega a ser un anuncio conmovedor, muy en la línea de lo que Nike nos dice en sus últimas campañas: con esfuerzo y superación puedes llegar a todas partes… hasta competir con tus ídolos.

domingo, 19 de abril de 2015

Un embarazo contado por el propio bebé

La marca de productos lácteos Anmum, dirigida sobre todo a la mujer embarazada, ha creado una serie de tres anuncios para mostrar a las madres la evolución de su bebé en los tres trimestres de su embarazo: desde la fecundación hasta el nacimiento.

Lo primero que destaca es que el niño empieza a comunicarse con su madre el mismo día de la concepción, antes de que la mujer sepa que está embarazada. “Hola, mamá. Este es nuestro primer día juntos. Tú aún no lo sabes, pero yo ya estoy ahí”. Poco después, la madre se hace la prueba del embarazo y comprueba que ha dado positivo. “¡¡¡Sorpresa!!!”, grita con entusiasmo el bebé.

A partir de ese momento se establece una comunicación preciosa, contada desde el punto de vista infantil: “Yo era tan pequeño... Pero tu grandísimo corazón me hizo crecer, y crecer, y crecer”. Poco después vemos a la madre que se marea y se inclina sobre el lavabo: “¡Ufff! Nauseas matutinas”, dice el niño. Y su voz se vuelve tierna cuando añade: “Perdóname, mamá... Espero que te sientas mejor… Para mí, sigues siendo la más guapa”.

De nuevo, la alegría desborda en las palabras del bebé: “¡Oh, mami, mírame crecer! ¡Mira esto! (El bebé se mira sus manecitas). Cerradas, abiertas... ¡Qué guay! Crecer contigo es maravilloso, mamá”.

La serie completa (ofrezco los 3 anuncios, pero recomiendo especialmente el primero) es un maravilloso canto a la vida. Historias como ésta hacen falta en nuestra publicidad y en nuestra sociedad. Porque estamos olvidando el valor de las cosas más importantes; y entre ellas, el amor y el respeto a la vida del no nacido ocupa un lugar destacado. Las madres lo saben muy bien, como saben también de ese diálogo amoroso con su bebé durante los 9 meses de la gestación.

Ojalá que, entre todos, recuperemos esa  memoria de las cosas valiosas. Nos vendría bien recuperar la ternura y la inocencia de los niños. Ellos aman la vida como nadie en este mundo.

domingo, 12 de abril de 2015

Un pimentero que apaga todos los dispositivos para recuperar la comunicación familiar

En este blog hemos comentado varios spots que muestran la conveniencia de moderar el uso de las nuevas tecnologías. La campaña "Desconectar para conectar" mostraba un mundo lleno de aparatos tecnológicos, una vida llena de intercpmunicaciones... y de seres humanos incomunicados. Y "Look up", el vídeo de un profesor de antropología, animaba a levantar la vista (del teléfono móvil) para ser capaces de mirar el mundo que nos rodea: las personas, la familia, los verdaderos amigos.

El problema, como sabemos, se agudiza en el contexto de la comunicación familiar. Muchos padres y madres han experimentado en sus carnes lo difícil que es reunir a los hijos para la cena cuando están concentrados en sus smartphones, en sus tablets, o viendo una serie en el televisor.

Dolmio, una empresa australiana de salsas para pasta, ha decidido poner remedio a esta situación. Para ello han creado un curioso pimentero que, con un simple giro, apaga todos los dispositivos electrónicos en varios metros a la redonda. Convencidos del éxito que tendría, lo regalaron a varias madres australianas y grabaron las reacciones con cámara oculta. El resultado fue mucho más eficaz y sorprendente que el que habían esperado. Las reacciones iniciales fueron explosivas, sobre todo en los adolescentes ("¡¡¡Se ha desconfigurado mi smartphone!!! ¡Estoy perdida...!"). Pero, casi inmediatamente, las comidas empezaron a ser gratas y enriquecedoras reuniones familiares donde todos tenían algo que contar, y todos aprendían también a escuchar a los demás.

Esta campaña ha requerido el trabajo conjunto de varias agencias: Clemenger BBDO Sydney, Pollen, Starcom y Ogilvy PR. El resultado es este divertido vídeo, que retrata la situación de muchas familias -no sólo las australianas- y que deja patente el problema de comunicación que existe en muchas casas. ¡Cuántas madres quisieran hacerse con un pimentero así...!

domingo, 5 de abril de 2015

Atrévete a empezar...

Hay una palabra que se ha puesto de moda en los últimos meses. Es “procrastinación”, que podría definirse como el hábito de retrasar las actividades importantes y costosas, sustituyéndolas por otras más ligeras o agradables. Es el “síndrome del estudiante” (que pospone la entrega de sus trabajos hasta la fecha límite, o el estudio de su asignatura hasta la víspera del examen), pero es también una tentación que acecha a ejecutivos, profesores, creativos publicitarios, madres de familia… Quien pospone (o procrastina) una decisión, suele aducir que no se siente preparado -esperando que todo se resuelva por sí solo-, que lo hará después “en cuanto tenga tiempo”. Pero, en el fondo, sabe bien que sólo es una conducta evasiva.

La nueva campaña de Decathlon tiene como centro historias de personas que rompen con esa inercia negativa. No en vano se titula: Historias de empezar. Ha sido creada por la agencia & Rosàs, y consta de tres spots que narran casos reales sobre la experiencia de quienes, superando su resistencia interior, han comenzado a realizar deporte. El lema sobre el que gira esta campaña es una idea muy antigua: “Todos los viajes comienzan con un primer paso”.

En este primer spot, su protagonista hace diez años que no practica deporte, y para ello ha puesto todo tipo de excusas: “Al principio era que estaba demasiado liado con la Universidad, después con el Master… Y cuando ya no había Master, con el trabajo, con las clases de teatro… En verano, la excusa perfecta era que hacía mucho calor; y en invierno, que hacía demasiado frío…”. Así un día y otro, engañándose, retrasando ese compromiso con su salud y ahogando la voz interior que le exigía cuidar su cuerpo. Finalmente, se da cuenta de que buscar excusas es más cansado que salir a hacer deporte, y se decide al fin a empezar a correr.

Una inteligente parábola que quizás anime a algunos a comprar las zapatillas Ekkiden 50 (que apenas vemos en los últimos segundos); pero que sin duda ayudará a muchos más a iniciar el deporte de forma regular, y quizás a otros a enfrentarse con las tareas que llevan retrasando desde hace tiempo. En definitiva: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy…”.

domingo, 29 de marzo de 2015

Aprenden la lengua de los signos para sorprender a su vecino sordo

Muharrem es un hombre sordo que vive en Estambul. Una mañana sale a dar un paseo con su hermana Özlum y, de repente, es sorprendido por alguien que le saluda en la lengua de los signos. El hombre da un respingo, pero no da mayor importancia al asunto.

A continuación, entra en una tienda y, de nuevo, el dependiente también se comunica con él en el lenguaje de los sordos. Continúa su recorrido, de sorpresa en sorpresa, hasta que llega a una plaza donde ve un anuncio en una marquesina. Ahí se descubre el pastel…

Todo se había fraguado tiempo atrás. Un equipo de Samsung y de la agencia publicitaria Leo Burnett habían estado trabajando un mes entero: habían enseñado el lenguaje de los signos a la gente del vecindario y colocado cámaras ocultas en lugares estratégicos del recorrido habitual del joven para darle la mayor de las alegrías. También habían contactado con su hermana, que actuaba de enlace. En el día señalado, Özlem sale a pasear con su hermano y se produce este pequeño milagro. A lo largo de varios minutos, una festiva y bien orquestada interpretación de todos sus vecinos conmueve profundamente al interesado. Al final del anuncio se puede ver como el chico se emociona cuando todos abandonan sus escondrijos y se acercan a él aplaudiendo en señas.

El anuncio fue diseñado por “Samsung Turquía” para promocionar su sistema de vídeollamadas para personas con problemas auditivos. El vídeo ha tenido una fenomenal respuesta en YouTube: en sólo 3 semanas acumula 9’5 millones de visitas, y ha sido alabado y compartido por miles y miles de internautas.

Desde luego, es agradable ver una publicidad con valores, capaz de conmover y de suscitar la solidaridad, que contribuye a hacer de nuestro mundo un lugar más habitable. ¿No os parece?

lunes, 23 de marzo de 2015

Hijo, puedes contar conmigo...

Puedes contar conmigo” es un emotivo spot que McDonald’s realizó para el día del padre, un anuncio que nos lleva de la mano por un recorrido agridulce que conocemos bien: las idas y venidas de los hijos en relación a sus padres: hay momentos de ternura y acercamiento, pero llegan también los estallidos de crispación, de rebeldía, de desencuentro.

La historia empieza con un hombre que sueña con ser padre, y que casi muere de infarto el día en que nace su criatura. Al principio todos son alegrías: sus primeros pasos en la playa, sus primeras lecciones sobre la vida, sus primeras risas compartidas… Después sobreviene un progresivo distanciamiento: los enfados, las ausencias en casa, los conflictos por las notas… De repente, los padres asisten a su primer enamoramiento. Y, desde la distancia –solo aparente–, le ven tambalearse y le apoyan moralmente cuando “ella” se va.

Las tornas cambian de nuevo. El chico comprende que ellos han estado siempre a su lado, y que siempre estarán allí. Lo descubre, sobre todo, cuando llega el momento de abandonar el nido y formar un nuevo hogar. Y, más aún, cuando él esté en el mismo lugar que ocupó su padre y empiece a temblar en el hospital porque… va a convertirse en padre.

Entonces caemos en la cuenta de que el lema de la campaña sólo se comprende cuando se enuncia por completo: “Puedes contar conmigo, como yo contigo”. Y que la letra de esa preciosa balada de Bruno Mars, “Count on Me”, esconde en verdad una significación mucho más profunda: “Si alguna vez te encuentras perdido en el mar, navegaré por el mundo para encontrarte

Es más que un spot. Es un homenaje a la figura del padre –tan olvidado– y, sobre todo, un rendido agradecimiento a todo lo que nos ha regalado, sin apenas darle importancia. Hoy, más que nunca, me acuerdo especialmente de mi padre, y quisiera decirle: “Gracias por todo, papá. Puedes contar conmigo”.

domingo, 15 de marzo de 2015

El amor de padre dura siempre

El próximo 19 de marzo celebramos el día del padre. Por eso hoy, entre todas las posibilidades que había, he seleccionado esta campaña porque es un homenaje a su figura...

Los anuncios sobre chicles suelen ser bastante superficiales, basados en experiencias fuertes, en aventuras idílicas y, sobre todo, en los sabores. Casi nunca apelan a sentimientos humanos. Al fin y al cabo, ¿puede haber algo más carente de vida que una simple goma de mascar?

Pues bien, la agencia americana Energy BBDO ha creado un anuncio fantástico, lleno de emoción y de ternura, para la marca de chicle Extra Gum. Una preciosa historia de amor entre padre e hija, que eleva el chicle a una categoría superior y da un giro de 180 grados en la comunicación de este tipo de productos.

El eje central es el origami, el arte de origen japonés consistente en plegar el papel para crear figuras y animales. El spot comienza con el viaje en tren de un padre y su hija. Él solo tiene ojos para su querida niña, quien parece no advertir el afecto de su padre. En un momento determinado, él le regala una grulla de origami, hecha con papel de un chicle. Ese pequeño gesto se convertirá en un leit motiv, un guiño de afecto que repetirá muchas otras veces a lo largo de su vida: en un cumpleaños, en la nieve, en la playa o en un partido de béisbol. Cualquier lugar y momento es bueno para recrear esa ilusión que tuvo una niña pequeña al recibir un detalle de su padre.

Con el paso del tiempo, esa costumbre se consolida, se convierte en un recordatorio del amor paternal. Ni las nuevas amistades ni el posible nuevo enamoramiento pueden hacer tambalear esa conexión. Ni si quiera cuando llega el momento inevitable que cualquier padre teme: la marcha a la universidad de su pequeña princesa (una "gran separación", en Estados Unidos). Cuando van a estar más lejos el uno del otro, es cuando más va a necesitar ella de esos pequeños detalles que alimentaron su infancia

La resolución es, simplemente, maravillosa. Porque revela que el alma de esa niña no ha dejado escapar ninguno de los pequeños gestos de su padre. Todos están guardados en la pequeña cajita de su corazón. Y, aunque aparentaba distancia, en realidad estaba siempre muy cerca de él. El eslogan final resume a la perfección el mensaje del spot: “Sometimes the little things last the longest.” (Algunas veces las cosas pequeñas son las que más duran).

No dejéis de verlo. Y permitid que el desenlace os toque un poquito la fibra interior… ¡Feliz día del padre!

domingo, 8 de marzo de 2015

Documental sobre "La familia en el cine"

En 1994, coincidiendo con el Año Internacional de la Familia convocado por Naciones Unidas, edité un documental titulado “La familia en el cine” que ofrecía una rápida panorámica sobre muchos filmes. Fue proyectado en diversos foros y emitido por algunos canales televisivos.

Hace unas semanas, coincidiendo con el XX aniversario de aquella efemérides, decidí actualizar la edición (con ayuda de Salve Márquez) y publicarla en la Red: porque vivimos unas circunstancias muy parecidas a las que motivaron aquel Año en favor de la familia. La defensa y protección de la institución familiar sigue siendo la asignatura pendiente de la sociedad del tercer milenio.

El documental dura 16 minutos y mira con especial detenimiento a la película Kramer contra Kramer (Robert Benton, 1979), que en pleno auge de los movimiento divorcistas, mostró muy a las claras la enorme tragedia que supone toda ruptura familiar y, sobre todo, lo terrible que puede llegar a ser un proceso judicial entre los padres en su lucha por la custodia de los hijos. La película ganó cinco grandes Óscars (película, director, guión adaptado, actor principal y actriz secundaria) y fue todo un referente del cine familiar que surgió en los años siguientes.

Espero que el documental, ofrecido aquí en 3 partes, os haga pensar y os permita pasar un rato agradable. Al menos, me gustará que podáis ver los 2 primeros minutos