miércoles, 16 de noviembre de 2016

Lotería de Navidad: La tierna historia de Carmina

Hace diez o quince años, la Navidad llegaba a nuestros hogares con campañas emotivas de turrones El Almendro, que narraban la vuelta a casa por esas fechas y el feliz reencuentro en el hogar. Desde hace tres años, sin embargo, Lotería de Navidad parece haber cogido el relevo, y este tiempo mágico y entrañable parece llegar con el lanzamiento de su nueva campaña.

En el anuncio de de 2014, se nos encogió el corazón con las lágrimas de Manuel, cuando descubre que el dueño del bar donde siempre toma café le ha guardado un décimo premiado. En 2015, aunque en versión animada, fue Justino, el guardia de seguridad de una fábrica de maniquíes, quien nos conmovió con su historia al ver recompensada su simpatía y generosidad por todos aquellos a los que sirvió de forma callada durante años.

Este año la historia tiene aún más fuerza, y parte de su encanto procede del lugar donde se ha rodado: Villaviciosa, un pueblo asturiano encantador y lleno de gente amistosa que parece haber sido hecho para este bello relato. La protagonista es Carmina, una maestra jubilada que, el 21 de diciembre, mientras la televisión emite imágenes del Sorteo del año anterior, cree que le ha tocado el Gordo. Rápidamente sale a la calle a celebrarlo. Su hijo intenta detenerla, pero al ver lo contenta que está y lo feliz que está haciendo a sus vecinos, decide no romper ese momento mágico. Los paisanos del pueblo, conscientes de la ilusión de Carmina, se unen con afecto al juego de seguirle la corriente.

El dueño del bar que pone copas de cava para celebrarlo, la peluquera con la que se funde en un abrazo y hasta el lotero que se viste con la camiseta del «Primer premio vendido aquí». El hijo y el nieto de Carmina se encargan de ir poniendo sobreaviso a todos los habitantes, para que se sumen a la fiesta. Y hasta la Guardia Civil se presta a escoltarlos en una alegre procesión hacia el faro, donde el pueblo entero celebra “el Gordo”. Al final, ese juego acaba por tocar sus corazones, y ese ejercicio de altruismo y de bondad hace que todos salgan de alguna forma renovados.

Lotería de Navidad ha vuelto a confiar en la agencia creativa Leo Burnett y en el director Santiago Zannou (ganador de un Goya), que ya se encargó del anuncio de 2014. Y, de forma aún más entusiasta que en años anteriores, la respuesta de los internautas ha sido fabulosa: sólo hace dos días que se publicó en la Red y ya contabiliza 3’8 millones de visitas.

«Anda que... como nos toque mañana...», dice una de las vecinas en la fiesta del faro. El anuncio se cierra con el lema de las últimas campañas: «El mayor premio es compartirlo». Y así nos hace llegar su mensaje de alegría, ilusión y solidaridad para estas fechas navideñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada